¿Por qué me manifiesto por el lobo?

Por David Nieto Maceín. Etólogo y Naturalista.

 

La lucha por el lobo no se ha recrudecido. Lo que pasaba es que el sector anti-lobo estaba demasiado cómodo. La lucha ya existía, pero pocos la conocían.

Alguno disfrazado de conservacionista nos dice que no nos manifestemos por el lobo. Que nos sentemos a dialogar con los ganaderos que se manifiestan contra el lobo. Hay que responderle y de paso justificar nuestra manifestación. Qué peligro tienen los que, disfrazados de conservacionistas, se colocan en despachos donde se pacta el exterminio.

 

SOBRE DIÁLOGOS:

Hemos dialogado o intentado el diálogo durante 30 años. No han entrado en razones; hemos soportado (por no decir “aceptado”) matanzas crónicas, hemos “aceptado” esperpentos y atentados a la conservación de las especies por parte de un colectivo empresarial (el ganadero). Nos hemos sentado en multitud de mesas y debates promovidos siempre desde el sector conservacionista. Hemos chocado constantemente con su tremenda repulsión cultural (incultural diría) al lobo. No han cambiado su posición: exterminio.

Siguen acomodados, abandonando el ganado en el monte sin medios preventivos ni intención de implementarlos, cobrando cómodamente jugosas subvenciones e indemnizaciones (¡¡que ningún otro colectivo empresarial tiene ni pide por iniciar su actividad o llevarla a cabo o por sufrir percances y contratiempos!!) exigiendo a grito limpio y con amenazas impunes el exterminio de una especie de nuestra biodiversidad porque les resulta una molestia para su COMODIDAD. Exigen condiciones del s.XXI, pero no aceptan que en el s.XXI tienen que armonizar su actividad al medio que les soporta y que es de todos. No han aprendido el significado de la conservación de la biodiversidad, lo que atenta contra el interés general.

 

SOBRE PRIVILEGIOS INACEPTABLES:

Los ganaderos de ciertas zonas, unilateralmente, presionan a las administraciones, muchas veces incluso con amenazas de delito (de uso de venenos, furtivismo o incendios), para eliminar a todos los lobos posibles. Deciden en qué sierras o lugares puede o no haber lobos. Los intereses políticos corruptos hacen que esta situación se acepte.

Cobran cientos de millones de euros de dinero público anuales pero no aceptan ningún compromiso, mofándose de todos y lamentándose de forma victimista para despertar la compasión de los desinformados. Tan habituados están a las subvenciones que están convencidos de que los demás sectores, y hasta los ecologistas, viven de ellas.

 

SOBRE DAÑOS E INCOMPATIBILIDADES:

Los daños al ganado se producen básicamente por:

1-falta de medios preventivos y abandono del ganado en el monte
2-desestructuración de los grupos mediante persecución persistente
3-sobrepoblación de ganado y disminución de ungulados salvajes por la caza y por competición con el ganado.

Los controles de lobos están aumentando la incidencia de daños, como está demostrado. Está demostrado también que la coexistencia del ganado y el lobo es perfectamente posible. Sólo se necesita que el sector ganadero se implique y acepte las condiciones del medio natural del que son usufructuarios y se procure los medios preventivos convenientes y que son absolutamente efectivos. Sin poner esos remedios, reivindican que el lobo no puede coexistir con la ganadería y que ha de desaparecer.

El ganado ha disminuido más en las zonas sin lobos, y hay zonas con lobos donde el ganado vacuno ha aumentado a pesar de las quejas de los ganaderos. El lobo afecta tan sólo al 0,27% del ganado de las zonas loberas y los ganaderos que sufren daños no utilizan medios preventivos en su inmensa mayoría. La relación entre lo que cobraron de subvención y lo que se les tuvo que dar por daños de lobo (que están sobredimensionados) fue del 0,96%. Es decir, los daños de lobo costaron menos del 1% de lo que se llevaron en subvenciones. Esto fue el 0,23% de la Renta Agraria Ganadera.
Euskadi busca el exterminio del lobo en nombre de su queso. No usan medios preventivos y reciben subvenciones con compromisos ambientales que incumplen y olvidan. En Bizkaia han exterminado al último grupo de lobos y lo han hecho a conciencia. Álava cuenta con un Plan de exterminio del lobo que dice llamar “Plan de Gestión”. Bizkaia ni eso. El lobo ha afectado al 0,09% del ganado ovino en Bizkaia. Mucho menos que las enfermedades. En Álava, el lobo ha estado afectando tan sólo al 0,44% de la ganadería y al 2,7% de las explotaciones, suponiendo un impacto a la renta agraria de Álava del 0,03%. Con 90.000 cabezas de ganado y tan sólo un grupo de lobos, se puso en marcha una patrulla de sicarios anti-lobo con un costo de muchos miles de euros (mucho más que el presupuesto para la conservación de especies amenazadas) para exterminar al lobo. Los ganaderos amenazaron con incendios y otro tipo de boicots…

 

SOBRE LA “EXPANSIÓN” DEL LOBO:

A escala temporal más amplia, el área de distribución del lobo se redujo en un 75% y en 30 años apenas ha podido recuperar pequeñas áreas pero ha seguido desapareciendo en otras. Han desaparecido muchos grupos reproductores por todas partes y de forma silenciosa y actualmente la población decrece, pero no sabemos cuánto.

Hay persecución legal e ilegal, venenos, atropellos, y bajas naturales. La población actual proviene de los pocos lobos que quedaron tras las campañas de exterminio masivas, por lo que su diversidad genética se perdió en gran medida y hoy cada lobo que muere es una joya genética que se pierde.

Su población reproductora es comparable a la de especies catalogadas en peligro de extinción y bajo estricta protección. La Junta de CyL ha sobredimensionado y falseado los censos de lobos para hacer creer que su población es mucho más numerosa, incluso el doble, de lo que realmente es.

 

SOBRE CONTROLES DE POBLACIÓN Y EXTERMINIO LEGAL, ILEGAL Y ALEGAL:

Las matanzas llevadas a cabo por las distintas administraciones y los cupos de caza propuestos son una auténtica aberración desde el punto de vista científico, genético, ecológico y de la conservación de la especie además de desde el punto de vista ético e incluso legal (Directiva de Hábitats).


Furtivismo:

Matanzas furtivas son ocultadas y los culpables descubiertos quedan impunes y las organizaciones denunciantes son apartadas del caso. Intereses políticos corruptos detrás de la muerte del lobo.

Los lobos están cayendo incesantemente en batidas al jabalí. Algunas se organizan expresamente para matar lobos de forma furtiva. Muchísimos más de los que mueren de forma permitida, que ya son excesivos, mueren de forma furtiva; la mayoría desaparecen silenciosamente.

 

Sicarios del lobo:

La Administración tiene contratados sicarios de lobos pagados con nuestro dinero. La Junta de Castilla y León, por ejemplo, los llama “Patrulla de Seguimiento de Fauna” y matan lobos al Sur del río Duero, donde la especie está ESTRICTAMENTE protegida por la Ley.

Se amparan en las excepciones que marca Europa, que permite el control de determinados individuos, como medida excepcional, cuando haya daños graves y cuando, adoptadas otras soluciones alternativas, no sean satisfactorias. Esto ha de ser justificado con un informe científico y técnico. También apunta la Ley que estas medidas excepcionales no pueden un estado de conservación favorable de la especie.

Nada de esto se hace. Los ganaderos se quejan y se envía a los sicarios de forma incesante, no como algo excepcional; los daños no son significativos o esto es subjetivo; no hay informes científicos que lo avalen; y no se han implementado medidas preventivas. Sin contar con los que son matados directamente y de forma furtiva por los propios ganaderos, que entierran los cuerpos.

 

Esperpento de un Parque Nacional corrupto:

El único Parque Nacional del mundo donde se realizan controles poblacionales de un gran predador es el PN de Picos de Europa. Una vergüenza mundial. Convertido en un parque ganadero por intereses políticos, las vacas lo invaden masivamente, contaminando las aguas de montaña e incidiendo sobre la vegetación. Se permiten controles de una especie nativa en un PN por parte de las autoridades medioambientales por intereses políticos y subjetivos de percepción social y sin criterios ambientales. No está demostrado que matar lobos solucione el problema y sí lo contrario: matar lobos produce más daños.

Para aprobar los controles es obligatorio un PRUG (Plan Rector de Uso y Gestión) que no existe y es el que tiene que marcar las directrices. Pero el PRUG obligaría al PN a limitar la brutal carga ganadera y prohibiría las quemas de matorral que llevan a terribles incendios. La Ley de Patrimonio Natural y Biodiversidad prohíbe expresamente matar especies autóctonas en un PN. También lo prohíbe el PORN del Parque y la Ley de la Red de Parques Nacionales. El Plan Director de Parques Nacionales contempla controles de lobos cuando hay pruebas suficientes de proliferación de lobos y con daños significativos. Tienen que ser justificados con datos científicos, realizados selectivamente y por personal cualificado y tutelado. No existe esa proliferación, ni daños significativos, ni justificación científica ni, como se vio con la muerte del lobo radiomarcado (Marley), se realizan selectivamente por personal cualificado y tutelado. Los controles son anuales así que no son “excepcionales”.

Cuando un grupo fue exterminado furtivamente (San Glorio) no se tuvo en cuenta y no se dejaron de realizar los controles ya previstos, sumando más muertes de lobos. Las resoluciones para matar lobos no se hacen públicas, lo que es ILEGAL. Se ocultan deliberadamente para matar lobos secretamente. Sin vedas, con oscurantismo, clandestinamente.

Los Tribunales han paralizado las matanzas en el PN varias veces por ILEGALES pero siguen realizando porque ganaderos y alcaldes exigen incesantemente muerte al lobo. Un PN con una gestión despreciable, indigna y vergonzosa. Un corral ganadero subvencionado. Mientras, se redujo el presupuesto para los Parques Nacionales y la lucha contra los incendios , se creó una ley de caza que permite cazar en Parques Nacionales, aumentaron subvenciones para acondicionar infraestructuras humanas y anuncios publicitarios millonarios para atraer el turismo masivo.

El regidor de pastos de la montaña de Covadonga, afirma calumniosamente que sin matar lobos no podría vivir la ganadería en el PN. Él, mientras, gana más con las subvenciones que el Presidente del Gobierno. La realidad es que el lobo afecta al 0,5% del ganado del Parque Nacional. Los técnicos contratados por la propia Administración demostraron que el 100% de los ganaderos que sufrieron daños en el PN en todos estos años no usaron métodos preventivos y que las cercas eléctricas que se les entregó no fueron usadas. Por otra parte, no se puede valorar que los lobos sean dañinos para la ganadería si no se ha valorado la sostenibilidad de la ganadería en el PN, con miles de cabezas de ganado. Un PN debe someter a criterios de sostenibilidad la ganadería y no la fauna salvaje endémica, que debe ser objeto preferente de protección. Cada ganadero del PN cobra miles de euros anuales por estar dentro del mismo pero con compromisos ambientales que no cumplen.

Alegan también que se matan lobos para relajar la tensión social. Un argumento subjetivo ILEGAL. Para relajar la tensión social el PN ha matado lobos en época de cría, ha matado en zona de urogallos, el biólogo del PN asesinó a golpes contra una piedra toda una camada de lobeznos… Los guardas del PN mataron al menos una loba gestante con cinco cachorros a punto de nacer. Esta es la forma con que los gestores alimentan sus votos. Sin contar con los lobos envenenados o matados furtivamente, perdí la cuenta en más de 30 lobos matados en el PN por los guardas. Mientras tanto, el Principado los sigue usando como reclamo turístico en una hipocresía sin límites.

 

Exterminio del Cuera:

En la sierra del Cuera, periférica al PN, los lobos habían sido exterminados con venenos. El PN alegó controles para evitar que los lobos se extendieran a esta sierra, bajo presión de los ganaderos y como si esto fuera su deber. Argumentaron que en el Cuera hay mucho ganado y que el Principado lo ha declarado “zona exenta de lobos”. Cuando se declaró el PN se firmó por Ley que su objetivo era proteger los valores naturales y la zona periférica (como la Sierra del Cuera) y por eso cada año y por Ley se dan cuantiosas subvenciones para compensar, que sí aceptan. La Ley de Biodiversidad también habla de la protección de esas zonas periféricas del Parque, por lo que el argumento es ILEGAL.

La Sierra del Cuera se convirtió en un infierno. Encabezados por empresas de “carne ecológica”, hordas de gañanes armados, ganaderos, cazadores… participaron en brutales batidas permitidas por el Principado a pesar de ser ILEGALES exterminando a todos los lobos que habían ocupado de nuevo la sierra. Y así nacieron las que llamaron orgullosos “zonas libres de lobos” de Asturias.

 

Zonas de Exclusión de lobos:

La presión de los ganaderos de El Cuera llevó a la creación por parte del Principado de las abominables e ILEGALES zonas de exclusión de lobos, que ocupan el 32% de Asturias, donde se da vía libre a la matanza de cuantos lobos sean vistos en cualquier época. Una aberración incalificable que atenta contra leyes nacionales y europeas (ley de Patrimonio Natural y Biodiversidad, la Directiva de Hábitats Europea y el Plan de Gestión del Lobo de Asturias y hasta contra la Ley de Caza de Asturias). Por todas las regiones loberas mueren cada año lobas preñadas o lactantes, en contra de lo que dictan las leyes. Es la República bananera de Asturias.

La Directiva Europea obliga a restaurar las especies que hayan desaparecido, obliga a España a prohibir métodos no selectivos y prohíbe terminantemente la eliminación local de una especie e incluso a perjudicar gravemente su tranquilidad. Se prohíben métodos masivos y participación de cazadores locales así como cazar en época de cría. Por tanto, el Principado de Asturias atenta contra las leyes recurrentemente. Se comporta DELICTIVA Y FURTIVAMENTE. Incluso la Ley de Caza de Asturias prohíbe métodos masivos que lleven a la desaparición local de una especie. Y esto lo hace el Principado para satisfacer exigencias personales de un colectivo local privado por encima de los intereses generales, por lo que atenta también contra la Constitución Española con patente arrogancia. La corrupción llega a tal punto, que el Principado dijo que acabaría con los lobos de la Sierra del Cuana sólo por la muerte de seis cabras y una novilla (que, dicho sea de paso, carecían de protección). Sólo hay lobo en el 30-40% de Asturias, pero el ganado tiene permiso para ocupar más del 99% del territorio.

Esto ha sido tomado como un aliciente por Ávila para declarar, de forma unilateral e ILEGAL, a la provincia como exenta de lobos, como luego ha hecho la Diputación de Salamanca. Contraviniendo leyes internacionales de conservación de la naturaleza, entre otras, e incluso obviando la Red Natura 2000. En 2012, sucedió el colmo de la hipocresía ganadera y la tomadura de pelo: el Ministerio de M.Ambiente concedió a un sindicato ganadero de Ávila (Asaja), que días antes se manifestaba por el exterminio del lobo, una subvención pública de decenas de miles de euros para el proyecto “La ganadería extensiva como pieza clave en la conservación del lobo en Ávila”. Una semana después de aprobarse la subvención, el presidente de este sindicato dijo: “controlar la presencia de lobos en Ávila sólo se consigue matando lobos”. Siendo beneficiarios de la subvención, se manifestaron con el brutal lema: “¡¡¡Matemos a los lobos!!!”. Se comenzó una protesta masiva desde organizaciones conservacionistas y Asaja-Ávila reaccionó anunciando que iban a implementar métodos preventivos como “novedoso” proyecto piloto; algo que, de hecho, no hicieron. Eso se llama demagogia y populismo, usado con descaro y una hipocresía espantosa.

 

Matanzas legales:

Cada año se aumenta el cupo de matanza de lobos. En Castilla y León, el cupo de este año ha sido de 143. Aunque muchos mueren atropellados, el cupo no cambia. Además, están los que mueren ilegalmente, que pueden ser más del 50% de los que mueren legalmente. Cada año se desestructuran muchos grupos porque los sicarios del lobo buscan la muerte de los machos reproductores. También mueren muchas lobas preñadas, pero esto lo ocultan.

En Asturias el cupo mortal es este año de 45 lobos mas todos los que sean detectados en las zonas de exclusión. Además, se están matando lobos de grupos sin ninguna incidencia sobre el ganado, como si la pretensión fuera que los grupos desestructurados acabaran provocando daños. En Cantabria hasta ahora se ha podido matar un lobo en cada batida al jabalí. Teniendo en cuenta que se celebran cientos de batidas, el goteo de muertes de lobo es excesivo. En Galicia los lobos caen de forma silenciosa e incluso con el uso delictivo de venenos.

 

DAÑOS FALSEADOS:

Un 15% de las denuncias de daños por lobos son falsas, una estafa que pagamos todos pero que se pasa por alto y se condona.

El Seprona destapó 1200 casos de corrupción ganadera (la “trama del lobo”). Como 1 millón de euros/año que se les da por daños les parece poco, cuentan con la ayuda de guardas corruptos que hacen informes falseados para cobrar un sobresueldo de lo que ellos percibirán de indemnización. A los políticos les interesa más los votos que la legalidad. En cualquier país civilizado, todas las actuaciones sobre el lobo serían suspendidas hasta aclarar la estafa, pero no en el Paraíso Natural de Asturias. Al contrario, se aumenta la presión sobre el lobo y se aprueban matanzas de decenas de lobos.

 

Sumideros de lobos:

¿Por qué son capaces de llegar lobos italianos a España y no son capaces los lobos de la cordillera cantábrica de llegar a Pirineos? Porque los límites de su distribución actual están representados por un auténtico talud que se comporta como un sumidero. Agujeros negros donde los lobos son abatidos por un filtro escopetero atroz. Los lobos de Salamanca, de Ávila, de Burgos, de País Vasco, etc… mueren y desaparecen. Constantemente se matan lobos de forma legal y también furtiva y silenciosa.

Por otra parte, decenas de lobos están muriendo en lugares como Riaño sin que nadie se entere debido a la nefasta y terrorífica gestión de las Reservas de Caza y la Junta de Castilla y León.

 

Por último…

 

NO ESTAMOS EN CONTRA DE LA GANADERÍA BIEN HECHA

Hoy día la ganadería se ha envilecido. El que escribe se ha pasado la vida admirando las razas autóctonas de ganado allí donde he ido. He amamantado cabritos y corderos, ordeñado cabras y ovejas, careado y trashumado, esquilado… pero así como hoy se hace ganadería, prefiero que desaparezca. Hoy es una industria que compite por mamar del último chorro de billetes que pueda salir de donde sea y a costa de lo que sea. Lo importante es RENTABILIZAR pero no sólo eso sino que sea lo más CÓMODO y rápido posible.

No se puede decidir contra la existencia de una especie para favorecer la comodidad de un sector económico privado como es el ganadero. Y se está haciendo desde hace años. Es el colectivo empresarial más mimado y el que más se queja. El resto de colectivos empresariales no tienen tantos privilegios y esto es un hecho indiscutible aunque ellos, sumidos en su mundo, no lo crean.

Pero hay ganaderos que apuestan por la coexistencia, que toman medidas preventivas porque cuidan a su ganado como siempre se ha hecho. A esos, los únicos y verdaderos profesionales, siempre les vamos a apoyar y vamos a promover sus productos.

 

CONCLUSIÓN

Ahora que nos vuelvan a decir que manifestarse no es el camino… que el camino está en el diálogo entre las partes. Los que pedimos LOBO VIVO, LOBO PROTEGIDO no somos sólo ecologistas (y mucho menos lo que ellos irónicamente llaman “ecolojetas” porque creen que, como ellos, todo el mundo cobra subvenciones o se mueve por intereses económicos). Hay otra mucha gente, e incluso ganaderos, que se manifiestan a favor del LOBO VIVO Y PROTEGIDO.

Ahora vas y lo cuentas.

Anuncios